Mi experiencia de usuario con Vodafone

21:43 ᖴᖇᗩᑎ ᗰᗩᕮSTᖇᕮ 0 Comentarios




Después de varios años siendo cliente de Movistar y harto de no tener nunca puntos suficientes para coger un teléfono (sí, en aquellos tiempos eran teléfonos) de última generación, ya que mi consumo no era excesivo, decidí cambiarme a Vodafone en abril de 2009 y cogerme un Nokia 5800. Recuerdo perfectamente que lo cogí con la cartilla del periódico El Mundo, me salió por 0€ y no tenía obligación de contratar tarifa de datos, así que me tiré a la piscina de cabeza y firmé una permanencia de 18 meses. Aquí comenzó mi tortura con el famoso operador rojo, Vodafone.


Al principio todo bien, no echaba cuenta en las facturas, ya que venía de Movistar y con ellos no tenía costumbre de revisarlas (mal por mi parte), eso sí, con Vodafone noté que pagaba algo más, aunque consumía menos minutos, pero bueno, decidí seguir con ellos y tampoco le di mucha importancia, la verdad. Al año y medio pasó mi permanencia y realicé una portabilidad hacia Movistar (de donde venía) para cogerme un iPhone 3G, con tarifa de datos y permanencia. Estaba contentísimo con el cambio, deseando que llegara mi nuevo iPhone 3G para comenzar a disfrutar de él. Pero, desafortunadamente, recibí una llamadita del departamento de portabilidad de Vodafone y me hicieron la típica pregunta... ¿por qué se va usted de Vodafone? Mi respuesta fué clara y directa, les dije la verdad, y claro, en aquellos tiempos nadie competía con Movistar y su exclusivo iPhone, así que la oferta que me hicieron para que no me fuera fue muy suculenta, tanto que decidí quedarme con ellos y firmar permanencia de nuevo, aceptando un Nokia N97 Mini + Tarifa de datos 15 € mes gratis durante un año + Tarifa de voz Diminuto 9 con el 50% de descuento durante un año, en aquellos tiempos era una de las mejores ofertas que hacían, eso sí, el terminal una caca, terminé vendiéndolo en eBay a los tres meses, harto de sus reinicios y poca memoria. Pero me dí cuenta de una cosa, descubrí el mundo de los amagos y las buenas ofertas que hacía Vodafone para retener a sus clientes, así que comencé a leer foros y blogs para estar siempre informado de las últimas noticias y de los movimientos de Vodafone en el departamento de retenciones, tanto aprendí que decidí exprimir al máximo mis líneas con Vodafone, los amagos pasaron de 18 meses a 12 meses y saqué varios smartphones cañeros, como el Samsung Wave o el Samsung Nexus S, y esto ligado a casi tres años que estuve con la antigua tarifa de datos de 15€ sin pagar un duro, totalmente gratis, más descuentos en facturas. 

Estaba tan contento que puse hasta el ADSL con ellos, sin línea de teléfono fijo, y también les saqué varios descuentos, desde el 50% durante un año hasta varios meses sin pagar por sus incidencias, si, incidencias que empezaron a llegar, una detrás de otra, y ahí empezó realmente mi calvario con Vodafone.


Recuerdo cuando me llegaban en las facturas (que ya las revisaba punto por punto) SMS enviados a Reino Unido, pero no uno, me venían varios y de diferentes días. Tocaba llamar al 123 para reclamar. Recuerdo otro caso de un fin de semana que me fui a Portugal (Roaming), antes de salir les llamé y me aseguré de que mi tarifa de datos disponía de 50MB en roaming, y me dijeron que sí, pues yo me fui todo contento con mi WhatsApp y mis tonterías. La sorpresa llegó de nuevo en la siguiente factura, si no recuerdo mal unos 60€, por el consumo de datos en roaming, el que entraba en mi tarifa, que decidieron cobrármelo por su cuenta. De nuevo llamadita al 123 y nueva incidencia.


Esta operación se repetía bastante, por no decir todos los meses. Lo de descargar las facturas y revisarlas punto por punto se convirtió en una obsesión por mi parte, todos los días 17 de cada mes bajaba la factura desde Mi Vodafone para revisarla de pé a pá, no dejaba ni un punto por revisar, parecía algo enfermizo, la verdad. No me conocía, jamás con Movistar llegué a mirar ni una sola factura y ahora estaba loco por descargarlas y revisarlas.


Pero el colmo ya fue cuando me cobraron por error 150€ + IVA (total 174€) por dar de baja el ADSL que tenía permanencia, ADSL que por cierto, seguía activo y nunca solicité su baja. Ahí ya me pillé un mosqueo del quince, llamaba al 123 y me "cagaba en tó", les decía que era mucha pasta, y que yo tenía que pagar la hipoteca, la luz, el agua, sus facturas, etc... y que quería mi dinero ya. Abrí más de tres incidencias diferentes, imaginaros, cada vez que llamaba me lo cogía un operador diferente y me decían lo que les daba la gana; ya te lo ingresarán, ya te lo abonarán, vamos, para mí que me daban largas y no querían devolverme mi dinero, así que después de dos meses llamando un día sí y otro también, decidí ir a la oficina de la OMIC aquí en Lepe, a solicitar ayuda por su parte, la chica se partía cuando le contaba los hechos, decía que cómo era posible que me cobrasen la penalización por incumplimiento de contrato cuando el servicio seguía estando activo, y jamás solicité su baja, en fín, un show allí con mi caso. Pusimos una reclamación por escrito y la enviamos, Vodafone contestó dos semanas después aproximadamente diciendo que me iban a ingresar en mi cuenta el dinero, y así fué, me lo ingresaron, creo que fueron unos tres meses en total los que estuve reclamando mi dinero, ¡¡TRES MESES!! ¿¿QUINIENTAS LLAMADAS AL 123?? Vamos, para ir a sus oficinas centrales y meterles fuego, ganas no me faltaron la verdad.


Después de este caso, qué para mi fue la metedura de pata más grande cometida por  Robafone, esperé a cumplir mis permanencias con ellos. Unas llegaron antes y otras después, pero al final llegó el día en que fuí libre, sin ataduras con la operadora que tanto me había jodido, por supuesto ni que decir que no me fuí antes de la permanencia por no darles ni un puto duro, y sacando descuentos hasta el último día, eso que no faltara. Así que decidí cambiar a Pepephone, tuvieron el valor de llamarme para que no me fuera, dejé a la operadora sin palabras cuando le conté porque me iba, no pudo ofrecerme nada la pobre, se quedó cortada y me dijo que lo sentía mucho, que si algún día decidía volver sería bienvenido, ¡JA! Voy a volver yo, ahora estoy de puta madre, hace poco me compré un iPhone 5, 679€ que pagué muy a gusto, y pago mensualmente unos diez euros de factura con Pepephone, tarifa de datos incluida. Atrás quedaron esos malos tiempos en los que ansiaba ver la factura para comprobar que todo estubiese correcto y no tener que llamarles ese mes para reclamar algo que era mío, a día de hoy estoy muy tranquilo la verdad, pago mi smartphone y soy libre, sin ataduras ningunas y escogiendo operador y tarifa.

Hoy en día le pondría este otro logo a Vodafone, que le pega más:



Tenía ganas de escribir esta entrada, si le sirve a alguien mi experiencia para aprender sin pasar por el calvario que pasé yo me alegraré, lo que nunca imaginé es que me enrrollaría tanto, ¡dos folios y medio llevo ya! Así que voy despidiéndome antes de que os vayáis aburridos, jejeje.... ¡Un saludo y hasta la próxima! ;)


0 comentarios: